La Agricultura Ecológica

La agricultura ecológica, también llamada orgánica o biológica, es un sistema de producción con unas bases técnicas y una normativa propia en la que no se autoriza el uso de sustancias químicas de síntesis ni de organismos modificados genéticamente (OGM´s) con el fin de evitar la pérdida de la diversidad genética y otros efectos perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

En consecuencia, los alimentos ecológicos…

Son más saludables, sabrosos, equilibrados y ricos en nutrientes, ya que están libres de residuos tóxicos persistentes procedentes de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, aditivos, conservantes y organismos modificados genéticamente. Al no contener sustancias artificiales, los alimentos procedentes de la agricultura ecológica son asimilados correctamente por el organismo sin alterar las funciones metabólicas.

Evitan la contaminación y favorecen la biodiversidad. Cuando consumimos alimentos de cultivo ecológico colaboramos en la conservación del medio ambiente y evitamos la contaminación de la tierra, el agua y el aire. La agricultura orgánica preserva las semillas para el futuro, impidiendo, de este modo, la desaparición de algunas variedades de gran valor nutritivo y cultural.

Son de calidad certificada. Todos los agentes que intervienen en la cadena agroalimentaria están sujetos al control e inspección de las materias primas utilizadas, el proceso de elaboración, el envasado, el etiquetado, etc. mediante los organismos de control y certificación acreditados.